•  
  •  

Dificultades de los españoles para aprender inglés

Escuela de idiomas y cursos para aprender inglés en Mataró

A veces nos preguntamos por qué motivo nos cuesta tanto aprender inglés, y por qué siempre solemos cometer los mismos errores en cuanto a la escritura y el habla de este idioma. Y es que, además de la pronunciación, hay varios factores que nos pueden causar confusión fácilmente, incluso engañarnos, cosa que nos hará utilizar de mal manera algunas de las palabras o expresiones.

¿Qué nos causa confusión a la hora de aprender inglés?

Aquí os dejamos algunos de los motivos por los que encontramos dificultad en el aprendizaje del inglés:

Sonidos y pronunciación diferente

Partiendo de los orígenes de ambas lenguas, el español es una lengua romance, mientras que el inglés tiene un origen germánico. Así, el sistema de vocales anglosajón cuenta con más del doble de sonidos vocálicos que el nuestro, de la misma manera que tienen diferente pronunciación cuando encontramos dos consonantes o dos vocales juntas.

En español cada vocal tiene una pronunciación asignada para todos los casos, por el contrario, en el inglés las vocales suenan de diferente manera dependiendo de la palabra y de la letra que le sigue en determinados casos.

Asimismo, existen ciertos sonidos que no hemos tenido que pronunciar nunca, y debemos “reeducar” varios de nuestros órganos articulatorios para realizar las “r”, las “n” nasales, o pronunciar tres consonantes seguidas.

Sujeto y verbos

En el caso del español ya entendemos de qué persona hablamos solamente con el verbo, ya que estos cambian con el sujeto (ej. jugué, jugamos). En cambio en el inglés debemos especificar siempre el sujeto delante del verbo para diferenciarlo correctamente si se trata de él, ella, ellos, nosotros… como por ejemplo si decimos “eat” (we eat, they eat, he eats, etc.), y precisamente por traducir constantemente, muchas veces obviamos el verbo, cuando resulta completamente necesario.

Género y pronombres

Hemos de tener bien claro que los géneros tal como los entendemos, son algo distintos en inglés para algunas palabras, ya que palabras como mesa (femenino en castellano) es neutro en inglés, lo que lleva a un gran número de confusiones con los possessive adjectives (adjetivos posesivos) “his” “her” y “their” ya que asociamos el género con lo que se posee, y no con el poseedor.

Por ejemplo; Un castellano parlante cometerá el error de decir “her ball” tanto para chico como para chica, al traducir “ball” como “pelota” y, por lo tanto, femenino. No obstante, en inglés nos preocupa quién posee esta pelota. Si es un chico quien la tiene, diremos “his ball” y si es una chica “her ball”.

Traducciones literales o erróneas

El hecho de tener palabras que se escriben igual en ambos idiomas pero que significan cosas distintas hace que caigamos en errores de traducción (los llamados false friends), a la vez que tratamos de “inglesinizar” palabras en español debido al desconocimiento de la palabra en cuestión en inglés. Traducir literalmente frases hechas o expresiones tampoco da resultado, ya que estas son solamente usadas en una lengua y sociedad.

Pronunciación de sílabas, comparativos y superlativos

Sí, en ingles se comen unas cuantas letras de cada palabra (además de cambiar sonidos) lo cual puede llegar a ser desesperante. Por ejemplo, una palabra como “queue” que significa “cola, hacer cola” se pronuncia /kiu/.

Esto afecta lógicamente a la cantidad de sílabas que tienen las palabras, ya que se contarán en función de su pronunciación, y no de cómo se escriben, lo cual afecta directamente la formación de comparativos y superlativos.

Y es que podemos ver como existen palabras en el idioma anglosajón que tienen pronunciación igual o parecida pero con sílabas escritas de forma diferente, como es el caso de “-el” y “-le” (cancel – little).

Teniendo en cuenta estas dificultades, en nuestra escuela de idiomas Formate Mataró te ofrecemos los mejores métodos para un rápido y correcto aprendizaje del inglés. Contacta con nosotros y consulta nuestros cursos y ofertas.

Fuente: La razón

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies